was successfully added to your cart.

Los ruidos molestos en la bici

La mayoría de las veces, montar en bici se convierte en una actividad relajante que nos da la posibilidad de abstraernos de los problemas de la vida diaria para desconectar y entrar en modo pedaleo. Otras, sin embargo, puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Nos referimos al momento en que probamos la bici y escuchamos algún ruido. Casi con toda seguridad nos puede sacar de quicio y convertir el paseo en un mar de dudas  y preocupación. Pero siempre hay solución.

Los ruiditos, esos molestísimos y casi imperceptibles sonidos chirriantes y repetitivos,  esos golpecitos, crujidos… Normalmente nadie los oye excepto tú, aunque mires con recelo a los compañeros de ruta sin entender que no los oigan. Pero tú sabes que están ahí.

Hay varias explicaciones, todas ellas muy científicas y aclaratorias como: ” Ese ruido proviene de la dilatación del aluminio contra el cierre de la tija del sillín, que debido a su fricción produce torsión y calor provocando la vibración de ondas sonoras a baja frecuencia que chocan con partículas de polvo y producen ese molesto sonido, pero vamos, que no pasa nada”. En resumen, que llevas tiempo sin limpiar la bici y la tija está más seca que la mojama.

La mayoría de los ruidos y crujidos de tu bici provienen de piezas que requieren cierta atención en cuanto a limpieza y a engrase. Pasamos a detallar unos pocos y su solución.

  • Crujidos:

    Revisar la tija del sillín, que la potencia que este bien alineada y los 4 tornillos estén apretados por igual, alguna biela mal apretada… La solución pasa por una revisión ocular, limpieza y engrasado con algo de grasa de montaje en el caso de la tija del sillín.

  • Chirridos agudos:

    Casi siempre el culpable es el eje del pedalier. La mayoría de las veces se alojan partículas de arena entre el eje y las bielas. Ahí que tener en cuenta que cuando rodamos, el eje de pedalier es la segunda parte de la bicicleta que mas cerca esta del suelo. La solución es primero y tras una salida revisar que no tenga demasiada arena y eliminarla con una brocha de pelo duro. Es más que conveniente desmontar el eje de pedalier de vez en cuando y limpiar y engrasar la rosca interior.

  • Golpecitos repetitivos:

    Amigo, no quiero preocuparte, pero si oyes ruiditos como golpecitos o clak, clak, clak, clak cerca de la rueda (nos vale cualquier onomatopeya que se os ocurra para esto) y más concretamente cerca de los bujes de la rueda: rodamientos tocados. Pero antes de gritar comprueba que los discos de freno no tengan nada que la golpee. La mejor forma es desmontar la rueda y hacerla rodar sobre un centrador o sobre la horquilla sin las pastillas de freno. Si sigue el ruido -es lo más probable.- llama a nuestro taller de bicicletas a domicilio para que te lo revisen o, si te atreves, abre el buje y comprueba las pistas y los rodamientos.

Estos son algunos ejemplos, pero existen muchas otras causas, la mejor manera de eliminar esos ruidos es haciendo un mantenimiento regular a nuestras bicis o preguntar en nuestro taller de bicis en Madrid donde te haremos una revisión.

Leave a Reply